Umanoides


Crónica de la excursión umanoide a Granada by umanoidemanme

Ya hemos vuelto, umanoides, de nuestra mini excursión a Granada. Excursión umanoide al 50%, el otro 50% usoide, porque sólo fuimos usoidesfero y yo (umanoidemanme).
Salimos de la casa de umanoidenipón, sin umanoidenipón, a las 10:30, tras desayunar en el Dunkin Coffee más cercano. De camino paramos en una gasolinera a llenar el depósito del coche y me picó una avispa en el brazo.
A las 12:00 aparcamos en el parking de la Alhambra. Buscamos, preguntamos y volvimos a buscar el Palacio de Carlos V. Cuando llegamos “anca el Charlie” hicimos algunas fotos. Muy bonito todo. Qué genial tiene que ser vivir en un palacio. ¡Qué bien te lo has montado, Charlie! ¡Tú sí que sabes!
Entramos en la BIACS 3. Impresión general: los salvapantallas están de moda. Lo que más me gustó: una bola con luces y ruidos de feria, niños gritando y musiquita de tiovivo. Lo que más le gustó a usoidesfero: un león hecho con neumáticos. Salimos un poco decepcionados.
Visitamos el Museo de Bellas Artes, que también está en el Palacio de Carlos V. No mucho que comentar al respecto… Después visitamos la tienda y compramos postales, por supuesto. Luego paseamos por la zona, hicimos algunas fotos y fuimos con el coche al centro.
Comimos en la Pizzería Tutto, un establecimiento recomendable. Minipizza alemana, minipizza barbacoa y tiramisú de postre. Para bajar la comida dimos un paseo hasta el Albaicín (Albaycín, Albayzín, Albaizín,… hemos visto carteles para todos los gustos). Entramos en algunas tiendas, compramos algunas cosillas y, por supuesto, más postales.
A las 18:30 salimos de Granada. A las 20:30 llegamos a Fuengirola. Nada destacable del viaje de vuelta, porque el gran atasco que nos tragamos hasta pasar el Plaza Mayor es algo de lo más ordinario.
Bueno, diremos, para acabar, que lo pasamos bien pero a ver si hacemos una excursión umanoide de verdad… Esperamos que la visita a la sede de Sevilla tenga más éxito.



BIACS3 by usoidesfero
octubre 21, 2008, 5:59 pm
Filed under: General | Etiquetas: , , , , , , , ,

La semana pasada acudí como corresponsal de umanoides a la BIACS3 con el propósito de aportar al blog unas cuantas fotos de lo que allí se puede ver y un ramillete de valiosas y agudas apreciaciones y reflexiones sobre el arte contemporáneo. Lo de las fotos no pudo ser porque en la entrada me dijeron que estaba prohibido, aunque luego, casi al final, había un grupito de post-adolescentes cámara en ristre haciendo fotos de todo lo q veían… Así que tendréis que contentaros con mis profundas opiniones.

Una vez satisfecho el precio de la entrada y dentro del recinto he de decir que lo primero que me vino a la cabeza fue la famosa definición del arte de Tomás de Aquino : “El Arte es morirte de frío.” Ya que esa fue la sensación (no olvidemos el arte contemporáneo busca sobre todo eso, provocar sensaciones) que provocó en mí la primera obra que vi expuesta: me dejó frío. La obra que provocó dicha sensación en mí consistía en un bombo (el instrumento musical) con una webcam encima, y un mecanismo que accionaba el mazo, palo, o como quiera que se llame lo que se usa para golpear el bombo y que suene. Todo estaba conectado de tal manera que al ponerte delante de la cámara, se accionaba un mecanismo que provocaba que el mazo golpeara el bombo y éste sonara. En fotos he visto que, al parecer, sale tu cara proyectada en el bombo, pero yo no lo vi, de manera que es como si, en un plano simbólico/metafísico, te dieran a ti en la cara.

Una aclaración importante para aquellos que no estén muy puestos en arte contemporáneo: una de las reglas de oro es que nunca has de preguntarte qué quiere comunicar el artista con su obra: no hay mensaje, no quiere decir nada. Lo cual, es cierto sólo a medias, todos los artistas contemporáneos quieren comunicarte algo: “Dame algo, payo.” De tal manera que el dinero funcionaría como una especie de grado cero del arte: al decirte todos lo mismo, se convierte en un mensaje neutro, de tal manera que es cierto que en el fondo, ninguno de ellos quiere expresar nada.

Bueno, tras esta breve digresión, debería decir el nombre de la obra que he comentado, y del artista que la concibió, pero no. Ya pagué 4 euros por la entrada, con lo cual, él y yo ya estamos en paz. El que quiera saber más, que se compre un libro (en concreto, el catálogo, por el que pagué 30 euracos, así que, pensándolo bien, el artista y yo no estamos en paz, más bien, me debe una cocacola).

Afortunadamente, no todas las obras eran así.

Una de las cosas que observé es que el videoarte está en alza. En la bienal anterior sólo visité una de las dos sedes, la de las Atarazanas, y, que yo recuerde, sólo había un vídeo: un nuevo pensador árabe-francés explicando unas ideas interesantísimas sobre el sujeto, que ni qué decir tiene, no me entretuve en escuchar. Sin embargo, en esta ocasión, había varios montajes en vídeo. En especial recuerdo dos: uno llamado City, creo, en el que un artista chino grabó una ciudad de noche y vino tinto agitado, y al superponer las imágenes consiguió crear lo que podríamos definir como un salvapantallas muy chulo. El otro vídeo se llamaba Drama, y consistía en un video-collage, en el que un coreano, tomando escenas de Jamón Jamón y otra peli española, y un templo, y más cositas, creaba espacios artificiales con los que nos invitaba a reflexionar (el sobre qué es cosa de cada cuál). Pero que conste que a mí me gustó.

La segunda impresión que obtuve fue que la interactividad está de moda. La mayor parte de obras expuestas eran “interactivas.” Pasaré a comentar tres de las que más me gustaron: en la primera, un aparato proyectaba imágenes de burbujas cayendo, y si te ponías delante del haz de luz, tu sombra y las burbujas podían interactuar, podías “tocar” las burbujas, explotarlas, jugar con ellas…; en la segunda, te daban un sable láser (de pega) y si lo agitabas delante de la pantalla podías dibujar con la estela de la espada, mientras sonaba música, y al final, hay una sorpresa que no desvelaré. Estas dos me gustaron mucho, aunque he de confesar que en el fondo de mi mente sonaba la siguiente pregunta: “¿Lo tendrán para la Wii?”.

La tercera obra interactiva que iba a comentar es un poco problemática para mí. Me gustó mucho, me pareció ingeniosa, pero digamos que ya lo había visto antes en otro sitio. La obra consistía en una mesa redonda, que era una especie de pantalla táctil azul con un punto blanco en el centro, conectada a un proyector que enviaba las imágenes a una pantalla en la pared. Junto a la pantalla había una serie de “fichas” de metacrilato con formas distintas y unos dibujos en su interior. Algunas de las fichas funcionaban como instrumentos, de forma que al colocarlas sobre la mesa, sonaba el instrumento que fuera, y cambiando la ficha de posición, o rotándola se cambiaba el sonido del instrumento. Otras fichas cambiaban algún aspecto del sonido: había un metrónomo que cambiaba el ritmo según la posición que ocupara en la mesa, pudiendo interactuar con un instrumento, o más, y de un modo u otro según se colocara. Todo muy pero que muy parecido a esto. He de decir que los del vídeo son alemanes y viven en Barcelona, y que los que habían hecho la mesa eran catalanes y alemanes, pero no sé si hay algún tipo de relación entre ellos.

Y bueno, antes de exponer mi conclusión, algunas obrillas sueltas que me llamaron la atención:

– Una llamada “Zeus playing” que consistía en una serie de varillas colgando del techo con algo de carga eléctrica, de modo y manera que al pasar entre ellas, iban saltando chispas. Ponía que no pasaba nada, vi a uno que pasó y salió sin daños aparentes, pero yo preferí darle a las varillas en una esquinita y con la guía que llevaba en la mano. No entra entre mis planes morir electrocutado en nombre del arte.

– Una habitación con un montón de taquitos de plastilina amarilla y un microondas y un video de un pulgar presionando uno de los taquitos y que era repetido una y otra vez, una y otra vez en un bucle infinito y nietzscheano. Según me explicó la azafata, un pavo apretó una vez un taquito de plastilina amarilla, y se dio cuenta de que parecía un sofá pequeñito. Años después, se acordó de aquello (es lo que tiene la vida ociosa) y se dio cuenta de dos cosas: a) que podía fabrcar un sofá con esa forma, aunque no me quedó claro si llegó a hacerlo o no, y b) que si ponía una mesa con taquitos de plastilina amarilla, un microondas y un vídeo de su pulgar apretando uno de los taquitos, podía redondear el sueldo.

– Unas plantas colgando del techo que al acercar la mano, o tocarlas, sonaban.

– Un robot que estaba escribiendo, despacito y con buena letra, la biblia con una pluma en un rollo de papel gigantesco. (Si ahora conseguimos otro que nos rasque la espalda ahí entre las paletillas, donde hay que doblar un montón el brazo para llegar, habremos triunfado como civilización y como especie).

Para ir resumiendo, que como he dicho, parece que el videoarte y la interactividad están de moda, y que para ser artista hoy día hay que ser ingeniero por lo menos. Si bien antes, un artista dominaba una técnica (acuarela, óleo, escultura en mármol, barro….) hoy tiene que dominar una tecnología. Se busca sorprender, con el riesgo, como sucede en muchos casos, de caer en el aplauso fácil. Y decir que, aunque parezca que no me gustó, en general, la impresión que tuve fue bastante buena, y que pienso volver al menos otra vez. Creo que esta edición supera a la anterior, que también me causó una buena impresión.

Como colofón había pensado añadir un documental que echaron hace tiempo en Canal +, y que se titulaba “La Comedia del Arte”, pero como no estaba en youtube, pues nada. El que lo tenga en su casa, en un DVD que le grabé yo (que no, señores de la SGAE, que es broma, cómo iba yo a grabar en DVD una cosa con derechos de autor, por Dios), pues que lo vea.

Tras mi próxima visita, veré si tengo algo más que añadir, y a ver si mañana le echo un vistazo a lo que Zizek (con un ^ al revés en cada Z) decía de la interactividad como interpasividad, y pongo otro post.

Ah, y un enlace a la Fundación Biacs. Y por favor, si alguien se explica el porqué de que una de las dos sedes tenga que ser Granada, que me lo explique.



Bodies, The Exhibition by usoidesfero
octubre 8, 2008, 9:34 pm
Filed under: General | Etiquetas: , , ,

Del 6 de febrero al 3 de mayo del año que viene se podrá visitar en Sevilla la polémica Bodies, The Exhibition, en la que se exponen cadáveres humanos.

Aunque todo el debate y la polémica se ha formado alrededor del concepto, mostrar cadáveres en público, y alguno lo haya intentado llevar al típico tema de qué es arte y qué no, se trata de algo que ya se hace desde hace tiempo, como es el caso de Honoré Fragonard, quien en el siglo XVIII ya hacía lo mismo:

tetedefemmesvt_

fragonardhorseman1

También está el caso de las Totenhaus o Casas de los Muertos, en los que en ciudades como Múnich, Berlín, París o Lisboa se exponían cadáveres a finales del siglo XIX.

Algunos enlaces:

Web oficial de la exposición
Adelante con los cadáveres
“Es tan impactante que no se puede olvidar”