Umanoides


¿Son mujeres las lesbianas? by umanoidemanme

“La teórica lesbiana Monique Wittig afirma que se produce una reducción de las mujeres a la categoría de <<sexo>>, y sobre cómo esto ha contribuido a su opresión, afirma que: <<Las mujeres se han convertido en ‘el sexo’, incluso en ‘el sexo mismo’. Sólo las mujeres tienen un sexo: los varones son la norma y no lo tienen; las mujeres son el sexo que es sexo>>. Al estar relegadas a una mera función sexual, las mujeres quedarían anuladas para todo lo demás: <<las mujeres, aunque extremadamente visibles como seres sexuales, permanecen totalmente invisibles como seres sociales>>. Para Wittig el lesbianismo es el único concepto que escapa a las categorías dicotómicas hombre y mujer, ya que el término <<mujer>> sólo tiene sentido desde los sistemas de pensamiento heterosexuales, que abarcan tanto el ámbito público como el privado, es decir, todo. Las mujeres sólo pueden serlo identificándose con el deseo heterosexual que actúa como regla política y criba en el control social. Por ello, para Wittig las lesbianas, que mantienen una forma de deseo que excluye a los varones, no podrían ser consideradas mujeres, porque trasgreden la norma heterosexual y con ello la categoría mujer, dotada de significado a través de dicha norma”.

Ruiz Román, Paloma. 2008. Una pornografía de ellas sin ellas: la representación de la sexualidad lesbiana en internet. En Lesbianas. Discursos y representaciones, coord. Raquel Platero, 216. Barcelona: Melusina.



Un fragmento de Teoría King Kong by umanoidemanme

“Seguramente yo no escribiría lo que escribo si fuera guapa, tan guapa como para cambiar la actitud de todos los hombres con los que me cruzo. Yo hablo como proletaria de la feminidad: desde aquí hablé hasta ahora y desde aquí vuelvo a empezar hoy. Cuando estaba en el paro no sentía vergüenza alguna de ser una paria, sólo rabia. Siento lo mismo como mujer: no siento ninguna vergüenza de no ser una tía buena. Sin embargo, como chica por la que los hombres se interesan poco estoy rabiosa, mientras todos me explican que ni siquiera debería estar ahí. Pero siempre hemos existido. Aunque nunca se habla de nosotras en las novelas de hombres, que sólo imaginan mujeres con las que querrían acostarse. Siempre hemos existido, pero nunca hemos hablado. Incluso hoy que las mujeres publican muchas novelas, raramente encontramos personajes femeninos cuyo aspecto físico sea desagradable o mediocre, incapaces de amar a los hombres o de ser amadas. Por el contrario, a las heroínas de la literatura contemporánea les gustan los hombres, los encuentran fácilmente, se acuestan con ellos en dos capítulos, se corren en cuatro líneas y a todas les gusta el sexo. La figura de la pringada de la feminidad me resulta más que simpática: es esencial. Del mismo modo que la figura del perdedor social, económico o político. Prefiero los que no consiguen lo que quieren, por la buena y simple razón de que yo misma tampoco lo logro. Y porque, en general, el humor y la invención están de nuestro lado. Cuando no se tiene lo que hay que tener para chulearse, se es a menudo más creativo. Yo, como chica, soy más bien King Kong que Kate Moss. Yo soy ese tipo de mujer con la que no se casan, con la que no tienen hijos, hablo de mi lugar como mujer siempre excesiva, demasiado agresiva, demasiado ruidosa, demasiado gorda, demasiado brutal, demasiado hirsuta, demasiado viril, me dicen. Son, sin embargo, mis cualidades viriles las que hacen de mí algo distinto de un caso social entre otros. Todo lo que me gusta de mi vida, todo lo que me ha salvado, lo debo a mi virilidad. Así que escribo aquí como mujer incapaz de llamar la atención masculina, de satisfacer el deseo masculino y de contentarme con un lugar en la sombra”.

Teoría King Kong – Virginie Despentes – Traducción de Beatriz Preciado.