Umanoides


La formación del gusto by umanoidepoliuretano
noviembre 14, 2008, 8:55 pm
Filed under: General | Etiquetas:

La formación del gusto.

José Luis Molinero. Universidad de Salamanca.

 

         El gusto, ¿una palabra anacrónica?

         La metamorfosis del gusto y el esteticismo.

         El proyecto: el gusto de nuestro tiempo.

 

 

  1. El gusto, ¿una palabra anacrónica?

La palabra gusto tiene poco predicamento en la Historia de la Estética, igual que genio. Si tiene vigencia en el lenguaje hablado, donde las utilizamos constantemente, o en Bellas Artes, donde se habla de genio.

Esta crisis en el lenguaje esta asociada a la crisis de la modernidad y a la crisis del romanticismo

En la actualidad esto esta condicionado por el esteticismo y el humanismo del gusto.

La crisis de la modernidad, atacada por la postmodernidad, y del romanticismo porque el arte va a tomar el testigo de la filosofía. En el romanticismo se llega al culmen de la estética casi derivando en el esteticismo, en la realidad tomada como carácter estético. Este principio hoy es el que prevalece en cualquier mercado, y más si hablamos del artístico.

 

Cabe proponer lo que se llama humanismo del gusto y la estética de las nuevas tecnologías, cabe hablar de que somos seres tecnológicos, y el humanismo es ser ciudadanos del espacio y del tiempo en que vivimos.

 

  1. La metamorfosis del gusto y el esteticismo.

2.1  De las paradojas del gusto

Se supone que la palabra gusto va dirigido a la palabra apariencia, mientras que la realidad es otra cosa, entendimiento.

Se intenta contraponer apariencia-realidad, subjetivo-objetivo, particular-universal, individual-social.

No son palabras evidentes y útiles hoy en día. En una novela, ¿los personajes son falsos o verdaderos? Son categorías formadas en un mundo que no es el nuestro. Hay que encontrar nuevas categorías de la vida ordinaria, para designar nuestra vida. Utilizamos un lenguaje propuesto para otro tiempo, para otra realidad y que se queda inútil.

 

El gusto es subjetivo, soy un sujeto, luego subjetivo. El lenguaje es por tanto subjetivo, no puede hacer un gusto objetivo.

 

Se dice que el gusto es particular, y cuando lo comunicas lo universalizas, pero la opinión siempre va a seguir siendo personal, son palabras que dicen muy poco, pero que nos crean juicios de valor.

No tienen que ver con la ética y la estética, un juicio estético no tiene valor ético necesariamente.

El gusto también aparece como individual, pero cuando tienes buen gusto, tiene dimensión social.

 

Son en definitiva, paradojas del gusto que están en el lenguaje.

 

Antinomia razón-sentimiento. La crítica.

Ya la encontramos en Kant y otros. El gusto es una facultad unida al sentimiento, por ellos los juicios del gusto serian causados por la representación del objeto, que genera un juicio agradable o desagradable. Pero estaremos hablando de la impresión que nos genera, no el objeto en si.

El gusto es algo irracional, con carácter creador, a lo que luego la crítica vendría a hacer consciente, a razonar a poner etiquetas, con el gusto como carácter inmediato. El crítico marca las reglas, dice lo que ha querido decir el artista.

Son paradojas como vemos, pero que convivimos con ellas, y que aparecen en todas las secciones culturales.

 

Esteticismo. Las perversiones de la modernidad. Belleza y moralidad.

La moralidad predomina hasta la mitad del s. XIX, hasta la crisis del idealismo, y definitivamente cae con las vanguardias.

La estética raramente es autónoma, sirve para vender algo. Así que algo científico pasa a utilizarse a la metáfora. La estética al servicio de algo, sensibiliza ideas religiosas, ideas morales, ideas de mercado. Vender un producto, el que sea.

 

El ético, como una unión entre belleza y moralidad. Lo bello es bueno, esta unido. Pero esto se deshace por la modernidad estética. La verdad, la injusticia en el mundo ni es bella, ni buena. La crueldad y lo sublime es manifestación de la belleza.

Ya Schiller dice que hay que separar los juicios estéticos de los éticos. Lo más fuerte en la estética es lo más bajo en ética. Por ejemplo, un crimen como Dios manda, es estético (solo hay que ver CSI) pero no es ético.

Esto tiene importancia en la educación, porque lo que importa es lo estético y acaba sustituyendo a lo ético.

 

Sin embargo, Kant identifica en la Crítica al juicio lo bello como símbolo del bien moral.

 

Pone varios ejemplos, como en postnazismo de ciertas películas, muy estético, pero no como ejemplo moral.

 

Molinero llega a hacerse una pregunta, ¿a quien pertenece la belleza? Los fascismos cultivan la belleza, entonces si lo bello es el símbolo de bien moral…

Al final la belleza es para quien sabe apreciarla.

El gusto, la belleza, todo esta en el mercado, en la televisión, en Internet.

 

Pone varios ejemplos de anuncios gráficos. Cuanto más intrascendente es el producto, más trascendente es el mensaje, carácter de misticismo y de religión.

 

 

  1. El proyecto: El gusto de nuestro tiempo.

         Refundación del gusto: En el ámbito de la experiencia estética en vez del juicio estético.

         Experiencia estética: Sentimiento más entendimiento igual a conocimiento.

         El conocimiento del gusto: Informado e ilustrado. Activo, no reactivo. La estética es trabajo.

         Activo: criterios estéticos y educación estética. Autonomía.

         Criterios icónicos: Filosofía. Pensamiento en imágenes.

         Humanismo del gusto: Petrarca “de la misma manera que la sabiduría recibe su nombre de gustar, así hay que ver el hecho como sabio aquel que se abre al gusto de las cosas.

         Educación estética para la ciudadanía

 

El pensamiento es efímero, la imagen absoluta, supera al pensamiento. Hay que superar el pensamiento abstracto yendo al principio, porque es el pensamiento en imágenes.

 

Terminaremos con una frase de Schiller de nuevo: “No me gustaría vivir en otro siglo y haber trabajado para otro. Uno es tan ciudadano de su tiempo, como ciudadano del Estado.

Anuncios

2 comentarios so far
Deja un comentario

Umanoidepoliuretano; he estado esperando, para contestar a su post, a que el ambiente estuviese un poco más caldeado, pero aún no he aprendido a no ilusionarme.

Me parece interesante preguntarse por la extensión del arte; si lo aparente coincide con lo real, si puedo pretender alcanzar la objetividad con mi juicio de gusto, si lo que yo percibo es lo que todo el mundo percibe o debería percibir, de qué manera repercute en el ámbito social lo que se ajusta a mi criterio de gusto (en caso de poseer cierta influencia sobre un grupo determinado), o incluso las encerronas del lenguaje. Pero aún hay una o dos preguntas más comprometidas, que bien preguntadas, harían tambalear las cuestiones anteriores; una de las preguntas es acerca del fin del arte. No como el fin de metarrelatos, en el sentido de Lyotard, tampoco como fin de una cadena de acontecimientos, más bien, como fin de su misión. Es fácilmente visible que el hecho ya de contestar afirmativamente a esta pregunta supondría aceptar la intencionalidad del arte, personalmente no tendría inconveniente en aseverarlo, pero esta vez sólo lo supondré a modo de hipótesis. No obstante, hay una pregunta anterior a la del fin del arte que es la siguiente: ¿Cuál es la misión del arte, si es que la tiene?

Quizás la misión del arte sea sólo resultar agradable, conmover, causar admiración, (relativos al juicio de gusto) pero tal vez, sea la de mostrar o fracturar algo que sólo puede ser mostrado/fracturado mediante imágenes. Cierto es, que la imagen absoluta, me parece un suicidio, y no precisamente de la imagen, en cambio, el pensamiento abstracto, es el que nos permite intuir, intuir esas contradicciones que no se muestran ante nosotros de modo explícito, sino más bien, como lo hace el concepto “tierra” en la obra de Heidegger, es decir, como algo asignificativo, opaco, que se resiste al sentido, de modo que, la intuición viene a ser como una linterna en la oscuridad. Por otro lado, si pretendemos que la obra de arte es el producto de una elaboración racional, habría que decir que no hay tanta diferencia entre un loco y un poeta, o en palabras de Foucault; entre “el hombre de las semejanzas salvajes” y “aquel que recupera los fugaces parentescos de las cosas, sus similitudes dispersas”.

Una de las notas de José Luis Molinero dice, remitiéndose a Kant (y a otros), que: “el gusto es una facultad unida al sentimiento, por ellos los juicios del gusto serían causados por la representación del objeto, que genera un juicio agradable o desagradable. Pero estaremos hablando de la impresión que nos genera, no (d)el objeto en sí”. Cuando esto se aplica al contexto de nuestro tiempo, la respuesta podría venir, si no ya, de la distinción entre “fenómeno” y “noúmeno”, sí de los efectos de éste último, entendidos en términos de una “virtualidad real” al modo de la teoría de las ficciones de Bentham, en la que no es necesario que algo exista para que produzca efectos reales.

Hoy día, lo que quizá se haya comprobado con la teoría de los “indiscernibles perceptivos” de Danto, es que todo puede ser arte, que todo puede estar bajo la categoría de arte, y esto es porque no se han trazado los límites del arte por los problemas que trae consigo definir (al menos académicamente) lo que el arte es realmente.

Comentario por umanoidentificado

Pienso sobre cuestiones estéticas y me invade la misma sensación que al sopesar los problemas metafísicos: si soy capaz de tomarme en serio las ideas que me surgen al respecto, también lo seré para lanzarme a una piscina sin agua. Sin embargo, prefiero esto a que me eduquen en estética, si es que ello tuviera algún provecho y además me sirviera para afianzarme en un postura determinada. Y sí, puede que lo que digo esté en contradicción con el hecho de decirlo. En cualquier caso, sé que este tipo de problemas son, por fundamentales, los más importantes. No me extrañaría que el arte fuese, al fin y al cabo, el modo de lidiar con esto.

Comentario por umanoideshecho




Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: