Umanoides


Charlas de Café by umanoidemanme
febrero 26, 2008, 1:28 pm
Filed under: General | Etiquetas: , , ,

El fragmento del que ayer os hablé a algunos en la cafetería, lo busqué y pensé: no veas cómo aumentarán las visitas, voy a ponerlo 😛

Es de “Filosofía en el tocador” del Marqués de Sade.

DOLMANCÉ: Para ser franco, no conozco nada más fastidioso que el goce del coño, y cuando se ha probado el placer del culo, como es vuestro caso, señora, no entiendo cómo se puede volver a los otros.

SEÑORA DE SAINT-ANGE: Son viejos hábitos. Cuando se piensa como yo, se desea ser gozada por todos los sitios, y cualquiera que sea la parte que un aparato perfore, siempre se es feliz al sentirlo. Sin embargo, tomo nota de vuestra recomendación, y aquí puedo asegurar a todas las mujeres voluptuosas que el placer que experimentarán siendo penetradas por el culo sobrepasará en mucho al que obtengan por la vagina. Que al respecto se remitan a la mujer europea que más lo ha hecho, de una y de otra manera: le certifico que no se puede hacer la menor comparación, y que les será muy difícil volver a hacerlo por delante cuando lo hayan experimentado por detrás.

EL CABALLERO: No pienso en absoluto lo mismo. Me presto a todo lo que sea, pero en realidad, para gozar con las mujeres, prefiero el altar que indica la naturaleza para rendirle homenaje.

DOLMANCÉ: ¡Bien! ¡Pero es el culo! Jamás la naturaleza, mi querido caballero, si analizas detenidamente sus leyes, ha indicado otros altares para nuestros homenajes que no sea el orificio de atrás; permite lo demás, pero ha dispuesto que sea en el trasero. ¡Ah, santo Dios! Si no hubiese sido su intención que penetrásemos culos, ¿habría hecho tan proporcionado su orificio a nuestros miembros? ¿Acaso este orificio no es redondo como ellos? Sólo un insensato puede pensar que un agujero ovalado pueda haber sido creado por la naturaleza para ser penetrado por miembros redondos.

Anuncios

8 comentarios so far
Deja un comentario

En realidad este fragmento es muy suave: los hay peores.

Lo genial es que se trata de un libro de filosofía. Independientemente de las cuestiones “de fondo” (nunca mejor dicho), es muy interesante la cuestión formal: lo que se encuentra en Sade es la yuxtaposición de temas, como vemos aquí mismo (cuando aquí mismo habla de naturaleza, está hablando de esa misma providencia de la que hablarán otros autores de su tiempo, por ejemplo Kant).

“La filosofía en el tocador” es al fin y al cabo un diálogo, pero en las novelas como “Justine” o “Juliette” (buenos ladrillos que andarán por las setecientas páginas) tenemos esa misma estructura en la que se alternan la teorización más o menos escatológica con las “escenas”. Pero no son estrictamente libros pornográficos, y llevan dosis muy duras de la filosofía propia del materialismo mecanicista ilustrado del siglo XVIII, tipo Diderot, La Mettrie, Holbach, y compañía.

* Para el tema del formalismo en Sade, recuerdo un libro de R. Barthes que se titulaba “Sade, Fourier, Loyola” donde todos estos autores tenían en común esa especie de formalismo muy cercano a lo que directamente sería la combinatoria. En Sade es obvio: no solamente tenemos el juego formal en el relato al que me refería arriba, también hay toda una combinatoria en lo que los personajes (y/o sus víctimas) pueden dar de sí… Y eso sí es interesante, más que el chascarrillo que encontrarán los que vengan por aquí conducidos por la alcahuetería de Google.

Comentario por umanoideleninista

Sobre lo de que no es de los peores, pues es cierto. No lo puse en plan “jo, tía, mira qué fuerte”, jaja. Y mucho menos porque crea que es un fragmento de un especial interés dentro de la obra de Sade (esta posibilidad da todavía más risa). ¿Un chascarrillo? Claro que sí, eso es lo que es. Simplemente alguien habló del anocentrismo (no sé a cuento de qué), me acordé de Beatriz Preciado y el ano como centro contra-sexual y eso me llevó a recordar este fragmento de Sade.

Comentario por umanoidemanme

(Espero no haber parecido especialmente malhumorado, solamente estaba cargando las tintas en una dirección porque me interesaba pasarme de “serio” antes que no llegar)

Copio un párrafo excelente del libro de Barthes (aunque Barthes no es siempre santo de mi devoción, conste, pero aquí se lo curra):

<<Evidentemente, no es lo que hace la sociedad que lo prohibe, que sólo ve en la obra de Sade la llamada del referente; gracias a ella, la palabra no es más que un cristal que da sobre la realidad; el proceso creativo que imagina y sobre el que basa sus leyes sólo tiene dos términos: la “realidad” y su expresión. La condena legal de Sade se basa pues en un sistema determinado de la literatura, y este sistema es el del realismo: postula que la literatura “representa”, “plasma”, “imita”; la conformidad de esta imitación es el objeto del juicio, estético si el objeto es conmovedor, instructivo o penal, si es monstruoso; en fin, imitar es convencer, arrastrar: enfoque escolar en el que queda comprometida toda la sociedad, con sus instituciones: Juliette, “orgullosa y franca en sociedad, dulce y sumisa en los placeres”, es muy seductora; pero a mí me seduce la Juliette de papel, la narradora que se convierte en sujeto del discurso, no sujeto de la “realidad”. Ante los excesos de la Durand, Juliette y Clairwill tienen esta frase profunda: “¿Tenéis miedo de mí? -¡Miedo! no, pero no te podemos concebir.” Inconcebible en la realidad, aunque sea imaginaria, la Durand (como Juliette) llega a serlo en cuanto sale de la instancia anecdótica para entrar en la del discurso. La función del discurso no es, efectivamente, “dar miedo, verguenza, deseos, impresión, etc.”, sino concebir lo inconcebible, es decir, no dejar nada al margen de la palabra ni conceder al mundo nada inefable: tal es al parecer la consigna que se repite a lo largo de toda la sociedad sadiana, desde la Bastilla, donde Sade sólo existió gracias a la palabra, hasta el castillo de Silling, santuario, no de la depravación, sino de la “historia”.>>

Y ahora podríamos meternos con Barthes, que también se merece lo suyo…

Comentario por umanoideleninista

Me he liado con el subrayado, lo siento…

Comentario por umanoideleninista

Así me gusta, que hablemos del anocentrismo. Ya es hora de que se mojen los Umanoides y en vez de citar a tantos autores de reconocida valía, se dispongan a defender sus ideas. Debemos manifestarnos o lo que es mejor ¡Escribir nuestro manifiesto! Propongo que tomemos una posición extrema (no tiene porque ser el anocentrismo necesariamente) para que tengamos mucha gente en contra, montones de enemigos. Si algo he aprendido viendo películas del Oeste, es aquella frase que dijo un gran jefe indio al verse amenazado por una tribu muy sangrienta: “el valor de un pueblo se mide por el valor de sus enemigos”. Cuanto más fuertes sean las críticas que reciban nuestras ideas más posibilidades tendremos de demostrar que son válidas y coherentes, si es que realmente lo son…

Y ahora me voy a cortar unas cuantas cabelleras y a practicar con el revolver.

Comentario por umanoideseguidodeloqueustedquiera

Jajajajajajajajaja,¡ME ENCANTA! como ya sabéis todos,estos son mis temas preferidos para comentar mientras comemos o tomamos un café, por aquí hablar de esto me parece un poco absurdo, puesto que disfruto con ver vuestras reacciones, pero bueeeno… haré un esfuerzo. Tengo que decir que el fragmento me ha encantado, aunque me quedo con una frase, con una magnífica frase: “Cuando se piensa como yo, se desea ser gozada por todos los sitios”
Por cierto, me acordé de cual fue mi primera película porno… Garganta profunda, jijijiji. ¡Me gustó mucho! La idea de tener el clitoris en la garganta me pareció fabulosa, aunque en ocasiones no hace falta tenerlo físicamente….

Comentario por umanoidedecristal

¡Ah! respondiendo a umanoideseguidodeloqueustedquiera, tengo que decir que me quedo con el Anocentrismo. Mi idea es la siguiente:

“podemos promover una asociación en la que nuestra meta sea promulgar el sexo anal, tal sería nuestro éxito que todo aquel que lo probase no querría nada más. Una vez convencida a la masa nuestra meta iría más allá… al sólo recibir por detrás no habría ningún óvulo al que fecundar, de esta forma se desarrollaría el fin de la humanidad.
Ni pistolas ni cabelleras tendríamos que cortar, sólo vaselina deberíamos utilizar. Enemigos por doquier saldrían sin parar, que nosotros con afán conseguiríamos derrotar. Siglos y siglos de lucha se avecinan sin querer, peleas salvajes y llagas en la piel, nuestro grito de guerra exhalaríamos hasta el final, nuestra boca siempre aullará : por el ano siempre hay que comenzar”

Comentario por umanoidedecristal

Yo creo que deberíamos ir más lejos, ¡fisting anal! (Es que leí lo de la puntita y Foucault en El Chispazo del Filósofo).

Comentario por umanoidemanme




Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: